Revista ED – «Alta Joyería»

Reportaje «Alta Joyería» en la revista ED. Edición especial de Novios, junio 2016.

ALTA JOYERÍA

Una es periodista y la otra es artista y profesora, pero las dos se maravillaron con la joyería apenas la descubrieron. Hoy día hacen los anillos de compromiso mas lindos y son realmente expertas en el tema. Acá, un vistazo a las dos joyeras jóvenes que no hay que dejar pasar.

Francisca Vega

Mientras estudiaba Arte, y después Pedagogía, Francisca siempre sintió que algo le faltaba. Trabajó en colegios de alto riesgo social y cuando se dio cuenta que estaba dejando de lado la vida de taller, de crear, empezó a tomar cursos de todo lo que se le ocurrió, hasta que aterrizó en uno de orfebrería. “En ese momento no estaba tan de moda y yo no tenía mucha noción de la joyería, pero apenas lo descubrí se me abrió el mundo, como que me hizo un click y fue como si siempre hubiera estado en mí… Quedé loca”, cuenta.

Después del descubrimiento, empezó a comprarse herramientas, a investigar, a tomar cursos y workshops con artistas internacionales, aprendiendo técnicas antiguas y modernas. “Fue un camino largo, pero demasiado satisfactorio”. Y desde hace 7 años que se dedica por completo a la joyería, su pasión.

La historia del arte juega, por supuesto, un papel muy importante en su acercamiento a esta profesión. Ese es su punto de partida. Si ve un retrato clásico, lo primero que le llama la atención son las pequeñas hojas en la corona; lo mismo cuando se enfrenta a cualquier obra. De ellas ha ido rescatando distintas técnicas ancestrales, como la filigrana, e incluso los detalles de la joyería eduardiana. “Con todos esos elementos trato de construir una joya muy personal y única. Es un trabajo muy delicado, con mucho de artesanía”.

Para Francisca, el proceso de diseñar cada joya es lo más interesante, y un trabajo que se preocupa de hacer de la forma más personalizada posible. Ahí, con los novios que llegan en busca del anillo perfecto, saca a relucir todo su lado pedagógico: les enseña los distintos tipos de metales, las piedras, las formas, los estilos… “Quiero que sepan qué es lo que van a comprar y lo entiendan, para que sea más fácil explicarme qué es lo que quieren. Ahí me lleno de ideas y puedo llegar al anillo. Ese proceso creativo es lo más entretenido”. En ese tiempo, mientras hace miles de dibujos, Francisca se transforma en la testigo de un momento crucial en la vida de los novios, y se genera una relación muy de confidente, que es lo que hace que la joya que está creando sea tan especial. Después que el dibujo está aprobado, empieza la elección de las piedras precisas, y recién ahí llega el momento de la construcción del anillo. “Me encanta hacer anillos por eso, por la carga que tiene. Es súper emotivo y eso me gusta mucho. Yo creo que el novio que viene a mí está buscando hacer una joya dedicada, pensada; una pieza que transmita un mensaje muy especial. Es fascinante”, dice.

 

Ver reportaje completo

Deja un comentario